C/ Miguel Ángel, 17, 2º C 28010 Madrid

Traducir textos correctamente puede ser más importante de lo que cree

Traducir textos no es copiar y pegar escritos y trasladarlos a un soporte pasando por un traductor automático.

En algunos casos, esta dinámica puede servir. Todo depende de las expectativas y las necesidades y objetivos del proyecto pero, cuando hablamos de traducciones legales y financieras, interpretación de conferencias o proyectos empresariales serios, una traducción puede ser, y de hecho lo es, tan importante como un plan de negocio.

De nada sirve que tu producto tenga las mejores características del mercado y un público objetivo internacional si tus canales de comunicación de venta no son capaces de presentarlo al público por limitaciones del lenguaje.

Del mismo modo, de nada sirve que cierres un gran proyecto empresarial si las condiciones legales de dicho producto quedan en manos del redactor del contrato que cierra dicho proyecto y tú, ni participas, ni lo entiendes.

Ahí es donde entra la labor de una agencia de traducción e interpretación; darte la seguridad de que tu mensaje llega a tu público de la manera correcta o tu contrato respeta perfectamente los intereses de las dos partes. En ese momento, copiar y pegar a un traductor automático, no sirve de nada. Es más, hacerlo así, puede suponer un problema gravísimo.

Por qué recurrir a profesionales de la traducción e interpretación

La de traductor e intérprete es una profesión cualificada que, en ocasiones, llega a considerarse un arte y los traductores especializados y los traductores nativos son una de ‘las especies’ más buscadas en el ámbito empresarial debido a su capacidad para adecuar un texto – bien sea un contrato o una comunicación de empresa –  a lo que realmente debe plasmar en los diferentes idiomas en los que dicho texto deba ser emitido.

Si no te entienden, no los vas a convencer

Cuando hablamos de traducir textos y contenidos, la claridad, la precisión y la plasmación correcta del mensaje original son fundamentales, de ahí que contar con traductores nativos o profesionales es de vital importancia para aquellas empresas que hayan planteado un negocio serio y bien conformado. De hecho, hoy, que prácticamente cualquier negocio se mueve en la Internet y pretende una expansión internacional, es fundamental adecuar el mensaje, no sólo al idioma de su público, también a los aspectos culturales del país en el que se va a vender el producto o prestar el servicio así como a las costumbres, leyes y aspectos técnicos y funcionales. El objetivo, o uno de ellos, es transmitir la confianza necesaria en el público para cerrar la conversión (entendiendo por conversión la compra del producto o la contratación del servicio).

Todos hemos navegado en sitios web mal traducidos en los que la descripción del producto o la de sus características nos han hecho dudar del vendedor hasta el punto de renunciar a la opción de compra por desconfianza en su profesionalidad. Esto es lo que evita una correcta traducción o localización de un contenido, sea online u offline.

Hablando del ámbito en red, que un sitio Web, un blog o una tienda online estén escritos en el lenguaje correcto para los nativos de cada idioma y trasladen perfectamente las ventajas de tu producto o servicio, es una ventaja cualitativa y cuantitativa que favorece las ventas y contrataciones.

En ese aspecto, los traductores nativos tienen una gran ventaja sobre los no nativos, aunque, como en todos los ámbitos, el talento y el nivel de experiencia también son factores determinantes.

Tus textos representan a tu marca

Como decíamos antes, localizar no consiste sólo en traducir. La localización consiste en considerar los aspectos culturales del país en el que se va a vender el producto (o prestar el servicio), las costumbres, leyes y los aspectos técnicos y funcionales y es un factor clave para la línea de negocio de las empresas presentando contenidos acordes a los productos, la estética o la filosofía del negocio y la empresa. Teniendo en cuenta este punto, es mucho más fácil para los traductores nativos o experimentados construir mensajes fluidos que resulten naturales que, finalmente, logren el objetivo de captar la atención del público y ganarse su confianza en el proceso de compra.

Sólo por poner un ejemplo sencillo; si decimos que un producto es “cool”, podemos referirnos a que es moderno o que es frío. Sólo una correcta interpretación y localización de ese término en el texto nos permitirá definirlo correctamente o generar en el lector (y posible comprador) una sensación de indeterminación que redunde en cierta desconfianza que cierre el canal de venta.

No gastas, inviertes.

Cuando trazamos un plan de negocio, en la mayoría de ocasiones, contamos con un presupuesto limitado y acabamos decidiendo entre lo urgente y lo importante. No es sencillo. Poner en marcha un negocio nunca lo es, pero, quizá, una de las cosas más importantes es determinar qué es inversión y qué es gasto.

Un correcto trabajo de traducción, interpretación y localización de nuestros mensajes, soportes o canales de comunicación siempre debería incluirse en el apartado de inversiones de una empresa ya que, tanto a corto como a largo plazo, supone conectar con tu audiencia y público potencial y, por defecto, un valor de ventas.

#KameleonTeam

Posts Relacionados

Dejar un comentario